CALIDAD se escribe con "C" (de liderazgo)

No se asuste, no se trata de un error en el título. Me propongo marcar algunas características del liderazgo en cualquier organización que desea analizar sus posibilidades reales para alcanzar la excelencia.

Si la calidad del liderazgo no llega a los niveles que lo alejen de la mediocridad, la organización no podrá consolidar un equipo con posibilidades reales.

Nadie puede dar lo que no tiene y es el liderazgo quien delinea las dimensiones en las que medirá la calidad del equipo.

Un experimentado y exitoso líder, autor de 14 libros que forman parte de la colección más leída de toda la historia, recomendó a su más destacado discípulo, que tuviera cuidado con las personas que mostraban ciertas características peligrosas. Se trata de una lista de 18 aspectos negativos que pueden darse solos o en conjunto. Un bingo en esta lotería es verdaderamente lamentable. El consejo consiste en tratar de no asociarse con egoístas, avaros, jactanciosos, arrogantes, mal hablados, desobedientes, ingratos, impíos, insensibles, implacables, calumniadores, libertinos, despiadados, negativos, traicioneros, impetuosos, vanidosos y hedonistas. (*)

Al mismo tiempo este líder está ayudando a que su discípulo se examine, para ver si se reconoce en alguna de estas actitudes peligrosas, porque su influencia sobre sus colaboradores será inevitable y si no se corrigen a tiempo, cosechará lo que sembró.

Un líder es aquella persona que con su influencia logra llevar a un equipo a su máximo desempeño. Sus virtudes afectarán al grupo positivamente y debe evitar que sus defectos no sean replicados en versiones corregidas y aumentadas de sí mismo.

El líder debe manifestar que ama lo que hace y a quienes lo ayudan, su personalidad debe transmitir paz en los momentos de crisis, mostrándose gozoso por la responsabilidad que se la ha encomendado. Su compromiso con hacer las cosas bien debe ser profundo, sin que esto afecte su benignidad y su paciencia. No siempre las cosas salen bien a la primera vez y todos merecen otra oportunidad. Un verdadero líder es fiel a la causa en la que está comprometido, respetando la autoridad para mantener firme su propia autoridad, dominándose a sí mismo sin salirse de control, aunque sabe que será tentado a descontrolarse permanentemente. (*)

A continuación enumero 12 cualidades con "C mayúscula" para un liderazgo excelente.

  1. CAPACIDAD

    Es la diferencia entre declarar una visión y lograr que se concrete. Las responsabilidades del liderazgo van de menor a mayor y primero se debe demostrar capacidad para cosas menores antes de encarar desafíos más grandes.

  2. CONOCIMIENTO

    Un ciego no puede guiar a otro ciego. La capacidad de improvisar es siempre apreciada pero tiene que ser el último recurso.

  3. CARACTER

    Convicciones de una mentalidad firme, profundas y bien fundamentadas. Las personas fluctuantes son inconstantes y no llegan a ningún lado. Es preferible asumir el liderazgo a riesgo de equivocarse, que dejar que las cosas caigan por su peso en la seguridad y comodidad que conducen a la mediocridad.

  4. CARISMA

    Para alcanzar el consenso, desde el corazón. El líder debe tener la capacidad para conseguir apoyo por afecto. Un equipo sin mística no tiene liderazgo. La calidad es una pasión y el servicio excelente un sentimiento.

  5. COMPROMISO

    Dar lo mejor de sí mismo y proponerse honestamente como modelo en la administración de prioridades. El líder debe demostrar que arriesga mucho más que el resto del equipo y que realmente vale la pena.

  6. CONSTANCIA

    Perseverancia dejando de lado las circunstancias pasajeras en función del logro definitivo. Es imposible que no aparezcan tropiezos y altibajos pero no nos vamos a detener fácilmente.

  7. COMUNICACION

    Escuchar bien y explicar mejor. Podría ser que un cangrejo resuelva para sí mismo ecuaciones de tercer grado, pero si no lo puede comunicar seguirá su destino de crustáceo.

  8. CREATIVIDAD

    Entender que los problemas de hoy no se resuelven con las soluciones de ayer. Se debe tener la mente abierta y entender que no hay mejoras sin cambios.

  9. CORAJE

    Enfrentar los riesgos con soltura. Un líder no puede amedrentarse ante las dificultades y mucho menos ahogarse en un vaso de agua. Toda tarea tiene riesgos y el líder debe ser un buen piloto de tormentas.

  10. COMPRENSION

    Si nadie entiende al líder lo dejarán solo y aunque sea genial deberá abandonar el liderazgo. Por otra parte si el que está a cargo no entiende a su gente jamás podrá liderarla. Las creencias y valores de las personas están escondidos debajo del comportamiento y comprender es mucho más que observar superficialmente.

  11. CONCENTRACION

    Enfoque claro y agudeza para saber donde aplicar cada esfuerzo. Un rumbo definido un camino concreto. Facilidades para saber si lo estamos logrando. El líder disperso divide al equipo, porque cada uno seguirá el rumbo que le convenga y competirán en la asignación de prioridades.

  12. CLARIDAD

La transparencia genera la confianza necesaria para que nadie sospeche que hay objetivos ocultos. La información debe ser fluida y accesible. La motivación real del líder debe mantenerse visible. No puede haber intrigas y sorpresas en la relación del líder con su equipo.

No pretendo que esta lista sea completa en si misma, pero confío en que puede usarse como un buen punto de partida, para los interesados en el desarrollo de sus cualidades de líder que necesitan las organizaciones para alcanzar la excelencia.

Las cualidades del liderazgo no se consiguen de un día para el otro, en mágicos cursos y seminarios brillantes. El líder debe hacer firme su vocación y elección en un proceso continuo.

Aquellos que conscientemente acepten el desafío que implica el liderazgo, tendrán que dedicarle tiempo a su crecimiento porque un roble no se forma en un año. Las cualidades fructíferas son de carácter espiritual y es vital el desarrollo del espíritu tanto como el intelectual y el físico. Personalmente superviso grupos de meditación cristiana para profesionales, ejecutivos y empresarios que se reúnen todas las semanas un par de horas con excelentes resultados. Recomiendo seriamente la lectura de La Biblia para aquel que se sienta llamado a marcar una diferencia positiva.

(*) Referencia a las cartas del Apóstol Pablo: Segunda a Timoteo (Cap.3) y los Gálatas (Cap.5 vs. 22).

Agradeceré vuestros comentarios.

daniel.tigani@hacer.com.ar

www.hacer.com.ar