Las Decisiones en el Grupo y el Consenso

"Carlos \"Cacho\" Santomauro" <santomau@infovia.com.ar>

Aunque no del todo bien utilizado, el vocablo "consensuar" alude al acto de búsqueda de concordancia y toma de decisión entre varias personas; aunque la mejor expresión sea la de "acuerdo consensual", también llamado "contrato consensual".

 

Claro está que cuando se dice "concordancia" se corre el riesgo de no considerar que esta simple palabra nos relaciona desde el sentimiento hacia la razón.

 

Con-cordar es buscar el punto de encuentro común (el mutuo acuerdo); estar más cerca, es "sentir-junto-a" , es "vibrar" del mismo modo acerca del mismo estímulo; es coincidir en que determinados hechos generan similares respuestas emocionales; todo lo cual anula el tomar decisiones por mayoría o por otros modelos racionales...y menos por imposición unilateral.

 

En el ámbito institucional, las decisiones por consenso son la base de un estilo de conducción participativo que acorta la distancia funcional de las jerarquías, instalando en su lugar un modo "horizontal" de comunicación y búsqueda de soluciones. Tomado en la perspectiva correcta, no es un recurso apto para quienes prefieren imponer sólo sus puntos de vista.

 

Más allá de su histórica y activa presencia en la terminología jurídica y canónica, es en los modernos desarrollos sobre estilo de liderazgo participativo donde aparece y toma tan fuerte presencia que hasta tuvo su tiempo de moda en la política: a la necesaria e imprescindible búsqueda y construcción del acuerdo común, se la reemplazó hasta el hartazgo con el agravante de bastardear finalmente el término, provocando el efecto contrario del significado de origen.

 

Estos modernos desarrollos tuvieron un motivo importante: la necesidad de ampliar el espectro pensante para la búsqueda de soluciones a demandas de la competitividad o simplemente de las mayores exigencias planteadas por la vertiginosidad de los cambios y la necesidad de generar respuestas adaptativas.

 

 

Las ventajas del consenso en el trabajo

Desde la comprensión y difusión de los conceptos de dinámica y sinergia grupal es posible utilizar la fuerza y capacidad del grupo.

El grupo reúne más información y capacidad de procesamiento que un individuo. El grupo resuelve con mayor satisfacción, tanto que la mayoría de las decisiones que surgen por consenso no sólo son más acertadas, sino que hay mayor predisposición para adoptarlas.

Decidir por consenso permite que todos los interesados sean escuchados y que el grupo analice los disensos en lugar de ignorarlos.

 

Tomar decisiones por consenso permite que :

Uno solo no imponga sus opiniones.

No cambie de opinión para huir de posibles sanciones o confrontaciones.

Evitar recursos para minimizar conflictos, tales como el voto por mayoría.

No sea tan fácil manipular al grupo, induciéndolo a una determinada decisión.

Se encaren las diferencias de opinión como parte natural del proceso y no

como un obstáculo.

Se respeten todas las opiniones.

De tal manera, el consenso es el método más adecuado para la toma de decisiones que requieren luego de la adhesión general.

 

 

Otros métodos y sus riesgos:

1. Decisiones por omisión:

La omisión de la mayoría de los miembros lleva a la adopción de decisiones de modo unilateral o precipitada que generan rechazos explícitos o implícitos.

 

2. Uso de la autoridad:

El líder es quien decide, a veces luego de escuchar algunas opiniones.

Si se hiciera uso de una buena escucha el método podría funcionar, pero casi nunca la ejecución corresponde a su deseo porque falta participación y motivación para llevarla a la práctica. Muchas veces genera errores en la interpretación por el desacuerdo profundo y no expresado.

 

3. Decisiones de la mayoría

Aunque aparenta ser el método más seguro, es sorprendente cómo las decisiones tomadas de esta manera nno funcionan como se espera. Los miembros de la minoría quedan -casi siempre- resentidos con la "derrota" y se consideran mal interpretados, etc.

Otras veces, los miembros minoritarios sienten que el grupo "perdió" con lo que se establece una competencia entre los que ganaron y quienes perdieron.

Los"derrotados"no se sienten comprometidfos con el éxito de una decisión con la cual no están de acuerdo.

Las más de las veces, decisiones tomadas de este modo, se traducen en la búsqueda permanente de motivos para justificar que no debió hacerse de tal modo.