IMPORTANCIA Y ESTRATEGIAS DE LA ENSEÑANZA DE LA CIENCIA

 

 

Francisco Enrique Montaño Salas

Instituto Tecnológico de Sonora

Cd. Obregón, Sonora, México

fmontano@yaqui.itson.mx

 

Basta ya de enseñar a leer, escribir y repetir palabras y números: ahora hay que aprender y enseñar a pensar.

 

                                                                                                                Rousseau

 

 

INTRODUCCIÓN

 

Antes de iniciar la exposición de la presente ponencia, agradezco a los organizadores la invitación al ITSON a participar en este importante evento. La presentación constará esencialmente acerca de la importancia de la ciencia, importancia de los conocimientos científicos básicos, la integración del conocimiento, sobre ciertas estrategias de su enseñanza y aprendizaje y algunas sugerencias.

 

Cuando nos llegó la invitación, observamos que este evento es continuación de los anteriores y nos dio gusto que la idea vaya en búsqueda de alternativas que conlleven a difundir la ciencia en los ámbitos académico y cotidiano. Por tal razón nos permitimos seleccionar una ponencia relacionada con la mesa de trabajo: la enseñanza de la ciencia y estrategias de divulgación. Esta inquietud surge de la experiencia obtenida en la participación de las cinco semanas nacionales de ciencia y tecnología, en las cuales, la institución ha organizado una serie de actividades con estudiantes de preparatoria y es donde nos hemos dado cuenta de la necesidad de la enseñanza y difusión de la ciencia, ya que existen grupos de estudiantes muy pasivos e indiferentes de lo que lo rodea, pero también existen grupos muy activos e inquietos por lo que están observando.

 

Por tales actitudes hay que preocuparnos y estar conscientes de que esa pasividad no es tanto problema de los estudiantes, sino que también hay que verlo como producto de la educación que han tenido y no solamente la escolar sino también dentro de su familia y este fenómeno nos debe poner a reflexionar y preguntarnos sobre el futuro de ellos ante un mundo globalizado que exige personas mejor preparados, creativos, multifuncionales, seguros de si mismo, etc. y a la misma vez preguntarnos ¿las generaciones que se encuentran en primaria  y secundaria, como están siendo formados o educados?, y aunque de hecho, se sabe de antemano que se han  realizado algunos cambios en los programas de estudio, en las técnicas de enseñanza centrada en el aprendizaje  y en la formación y actualización de los maestros, pero todavía no son suficientes, ya que todavía prevalecen las técnicas tradicionales que fomentan lo memorístico, paternalista, dependiente, la transmisión de información, etc., además de la gran cantidad de niños y adolescentes que tienen que abandonar la escuela por diferentes motivos, pero esto no significa que ya no tengan oportunidad de adquirir conocimientos.

 

 

IMPORTANCIA DE LA CIENCIA

 

La ciencia normalmente se asocia con conocimiento, pero solo en algunas ocasiones, tanto maestros, estudiantes y demás personas se ponen a pensar o a reflexionar sobre la gran importancia que tienen sus aportaciones para un mejor desarrollo personal y lógicamente también social. Es decir, la ciencia no es tan solo una colección de datos, aunque estos forman parte de ella, pero se trata de datos científicos que nos permiten conocer e interpretar las cosas, como por ejemplo, la tierra gira alrededor del sol, el agua se congela a cero grados centígrados.

 

Pero si vemos el conocimiento científico como producto de la ciencia, podríamos preguntarnos ¿cuál es el proceso que se sigue para obtenerlo?, y esto nos lleva a pensar que la ciencia no es sólo el conocimiento científico, sino   que es mucho más que eso, ya que incluye la observación de los fenómenos que se nos presentan en un momento dado y el esfuerzo por entender esas observaciones,  las predicciones de lo que podría pasar si hacemos algo bajo condiciones controladas para saber si son correctas.

 

Isaac Asimov, describe la ciencia (cit. por Paulu y Martin, 1992)) como “una forma de pensar”, o como una manera de mirar al mundo, yo agregaría que es lo que hay que hacer  para conocer lo que sucede tanto en nosotros mismos como en lo que nos rodea. Esta forma de interpretar a la ciencia, coincide también como la explica Charles Laughlin (1997): es el proceso por el cual adquirimos conocimientos como un proceso de dialogo entre cualquier realidad.

 

Pero Ciencia, también es:

 

·      Una totalidad de acción y pensamiento: Como totalidad involucra a gran parte del quehacer histórico de la humanidad, en cuyos comienzos primitivos se producen las primeras formas de pensamiento conceptual, hasta las más sofisticadas y complejas teorías que en la actualidad tratan de explicar los diversos aspectos de la realidad.

 

·      Una forma de relación del ser humano con la naturaleza: Así como el arte, el trabajo y la religión, son algunas formas de relación del ser humano con la naturaleza y las ha obtenido a través de su proceso histórico; la ciencia, es otra forma de relacionarse con la naturaleza, que configura una posición gnoseológica frente a la realidad y constituye, a nivel psicológico, la actitud científica por medio de la cual se trata de comprender esa realidad.

 

·      Una forma de conocer o una actividad cognoscitiva del ser humano: La ciencia no es solamente una actitud o una posición frente a la realidad, es también una actividad cognoscitiva, ES UN HACER PARA CONOCER, es decir, es una práctica de conocimiento.

 

·      Es un tipo de conocimiento: La relación del ser humano con la naturaleza, es múltiple, heterogénea y compleja. La ciencia, la filosofía, el arte, la religión, son formas de captación de la naturaleza; por lo tanto la ciencia es solamente una de las formas que tiene el hombre para captar la naturaleza y es la que produce los conocimientos que constituyen los conceptos, las categorías y las teorías que tratan de explicar la realidad.

 

·      Es un proceso histórico: La ciencia en general  y toda ciencia en particular es una producción social y por lo tanto constituye un proceso histórico de producción de conocimientos relativamente objetivos.

 

 

En base a lo anterior podemos decir que la ciencia es la forma idónea para investigar y también para solucionar problemas y de ella ha surgido la maravillosa tecnología que actualmente invade al mundo moderno, como por ejemplo, las computadoras, las redes internacionales de información, las naves espaciales que llevan gente a la  luna, los cultivos agrícolas más  productivos, las vacunas y las medicinas que contrarrestan diferentes enfermedades, etc. Aunque el uso de la tecnología no proporciona sólo beneficios, la ciencia y la tecnología han cambiado muchas cosas en el mundo en que vivimos  y lo mas probable es que lo sigan haciendo en el futuro.

 

INTEGRACIÓN DEL CONOCIMIENTO

 

La situación anterior nos indica la necesidad de participar de una manera más activa en la enseñanza de la ciencia por su función ante un desarrollo tecnológico tan acelerado  como en la época actual, el cual está marcando la pauta, para reconocer la importancia de que las personas vayan adquiriendo una cultura científico-tecnológica, simplemente por encontrarnos en la era de la información, donde la automatización ha jugado un papel muy importante en los cambios sociales que se están presentando, como por ejemplo,  en las formas de aprender, de estudiar, de divertirnos, de relacionarnos con los demás,  de hacer las cosas, etc. y lógicamente para  desarrollarnos más eficientemente en un mundo tan turbulento como el actual y el que viene, se requiere de desarrollar  más nuestra forma de pensar y adaptarla a las nuevas condiciones que establece la tecnología moderna y donde adquiere mucha relevancia la incorporación de conocimientos científicos básicos, en el bagaje cultural de las personas, desde los niños hasta los adultos; entendiendo como conocimientos científicos básicos, no a aquellos que vienen detallados en las revistas o libros de texto de física, química, genética, matemáticas, sociología, economía, etc., sino más bien a la comprensión del enfoque científico o a la forma científica de conocer.

 

Por lo tanto, el reto que se presenta ante los cambios que ha impuesto la tecnología moderna , es ¿cómo  aplicar y desarrollar procesos de enseñanza-aprendizaje con una visión integradora?.

 

Por tratarse de una pregunta que se hacen muchos maestros e instituciones educativas y gobiernos de diferentes países, se han realizado foros de análisis para tratar de encontrarle una respuesta y uno de estos fue en junio de 1995, donde se reunieron pensadores e investigadores  de diferentes partes del mundo en la UAM-Xochimilco (Bojalil Parra, 1997), con la finalidad de compartir y construir visiones, y líneas de reflexión relacionadas con la integración del conocimiento, orientadas hacia el nuevo milenio.

 

Los trabajos tuvieron como finalidad, identificar el papel de la integración del conocimientos para entender porqué las cosas son lo que son, cómo se colocan las interrelaciones en un orden o en una categoría específica de ser, y su importancia en la construcción de nuevas formas de acción humana.

 

La integración del conocimiento, busca: dar sentido a una multiplicidad de fracciones en la cual parece estar dividido el mundo de hoy; identificar lo que une el arte con la ciencia y a las distintas disciplinas entre sí. Se desarrolla en el terreno filosófico y en la organización del trabajo y de la vida. Es tarea difícil cuando se aplica en las aulas, aún más si se quieren traducir los planteamientos filosóficos en actividades humanas.

 

El inicio de la integración se basa en construir nuevos paradigmas integradores que permitan  ver y entender al ser humano en sus niveles energéticos, físico, químico, biológico, psicológico y social, y a la vez como un ser comunicador, creativo, interdisciplinario cognoscente y evolutivo. Estos principios integradores de ser y conocer constituyen los ejes de nuevos diseños curriculares que deben ser retomados en la docencia y en la formación humana, de los cuales se mencionan algunas características:

 

1.- Un ser comunicador en un universo que es comunicación.

 

·      El ser humano se construye a través de la comunicación, en un universo que se comunica.

·      La comunicación ha acompañado la evolución y el desarrollo de los distintos niveles de organización del universo.

·      Es Imprescindible en la construcción de lo humano y en la difusión de la cultura.

·      En la actualidad la comunicación abre caminos a la evolución de la humanidad al revalorizar su importancia para el desarrollo humano y social.

·      La comunicación crea mundos virtuales.

·      El uso de tecnologías de comunicación ayuda a superar deficiencias sensoriales y motoras del cuerpo.

 

2.- Un ser creativo en un universo que es creatividad.

 

·      La creatividad es la transformación continua del universo.

·      La creatividad es un proceso universal que tiene sus manifestaciones particulares en el ser humano.

·      La creatividad vista no como opuesta al orden sino como una forma evolutiva, que conlleva dinamismo, eficiencia, flexibilidad y fortaleza; por lo tanto creatividad y orden son mutuamente enriquecedores.

 

3.- Un ser interdisciplinario en un universo interrelacionado.

 

·      La interdisciplinariedad es una visión del mundo que presupone una profunda interconexión entre sus componentes.

·      La interdisciplinariedad, no es un sustituto de la especialidad disciplinaria, sino un complemento.

·      Con la interdisciplinariedad, se busca fortalecer simultáneamente el enfoque y la profundidad en las disciplinas tradicionales y contar con una perspectiva global, una visión integradora, holística, para entender un mundo que cada vez parece estar más fraccionado.

 

 

4.- Un ser cognoscente en un universo cognoscible.

 

·      Significa crear las condiciones propicias para la búsqueda y construcción activa del conocimiento, donde el cognoscente tiene la necesidad de tener una visión del mundo con capacidad de:

 

·      Reflexión

·      Previsión

·      Estructurar la experiencia

·      Aplicar el conocimiento a situaciones nuevas

·      Resolver problemas

·      Cubrir necesidades

·      Mejorar las relaciones interpersonales

·      Encontrar sentido a las actividades de la propia vida y la de los demás

 

5.- Un ser en cambio continuo en un universo en evolución.

 

·      El desarrollo dinámico, dentro del universo que es incapaz de mantenerse estable, el cambio es inevitable.

·      El tiempo pasa y puede ser utilizado conscientemente para construir niveles superiores de acción y de respuesta y superar formas mecánicas y estereotipadas de organización.

 

Estos son algunos de los principios señalados por quienes se han dedicado a la tarea de identificar los procesos de integración del conocimiento con miras a la construcción del nuevo milenio. Un milenio de muchos retos, entre los cuales tenemos:

 

·      La desconstrución  de lo que nos ata y destruye.

·      La reconstrucción:

 

·      Del significado

·      De la esperanza

·      De un ser más genuino, equilibrado consigo mismo, con los demás y con su medio ambiente social y natural.

 

 

ESTRATEGIAS DE LA ENSEÑANZA DE LA CIENCIA

 

Lo anterior nos indica que la ciencia en la cultura popular de nuestro tiempo y el rol del profesor y del científico en nuestra sociedad contemporánea quedan determinados en gran medida por la manera de presentar el conocimiento científico en el aula, pero esto no es sencillo, tal y como lo hace ver Merino Graciela (s/f), que la problemática educativa en la enseñanza de las ciencias naturales nos enfrenta a diario con las dificultades propias del complejo proceso de enseñanza-aprendizaje y también con las particularidades de los actores de dicho proceso: alumnos con falta de interés en las actividades de las clases de ciencias, tendencia a la memorización y repetición de una "ciencia única" o acabada, rol docente tradicional, desvinculación de la ciencia de la escuela con la del científico y con la vida cotidiana.

 

  Por tal motivo es necesario que desde una nueva perspectiva compleja, constructiva y crítica se redefinan las conceptualizaciones y relaciones entre el conocimiento científico, el conocimiento cotidiano y el conocimiento escolar, en el marco de los desafíos que las ciencias y la tecnología presentan a la educación.

 

·      Partiendo de un enfoque epistemológico, sistémico y complejo que, desde una visión no positivista del conocimiento científico, lo caracteriza como organizado, relativo y procesal con una dimensión dinámica.

 

·      En este aspecto adhieren conceptualmente con la perspectiva de un constructivismo de tipo flexible que facilite la comprensión e integración significativa en sus escenarios de construcción.

 

·      Otra perspectiva que se debe tener en cuenta, es la visión de la realidad como compleja, que presupone la organización del conocimiento alrededor de dos núcleos  básicos:

 

·      el conocimiento debe tener coherencia interna y debe estar dispuesto como sistema de ideas que implican jerarquía. -dimensión estructural-

 

·      Por último, presentan la perspectiva crítica -el para qué del conocimiento-. En este sentido, el conocimiento debe ser útil para interpretar críticamente el mundo y participar en forma autónoma y creativa en él.

 

Por tal razón, me atrevo a proponer que dentro de nuestra práctica educativa analicemos y reflexionemos las aportaciones del estudio realizado por esta autora, donde da cuenta de la distancia que existe entre la ciencia dentro de la escuela y fuera de ella, de los obstáculos que existen para su aprendizaje, pero sobre todo las metodologías tradicionales y alternativas (cuadro 1) y avances docentes en la selección y organización de los contenidos (cuadro2). Esto tiene relación con la finalidad del foro, ya que es una forma de difundir la ciencia. Además es congruente con lo que se explicó en la parte de la integración del conocimiento.  

 

Como punto de partida, plantea las siguientes preguntas ¿Qué conocimiento escolar con relación a las ciencias naturales tengo que construir con mis alumnos? ¿Para qué construirlo y cómo validarlo?

 

Con frecuencia, los docentes nos planteamos estas preguntas en el seno de las instituciones escolares y como consecuencia del avance científico tecnológico de los últimos años se han potenciado y diversificado las posibilidades de acceso a la información a través de los medios masivos y las redes informáticas, estableciendo así nuevas formas de relación con el conocimiento y nuevos códigos de comunicación.

 

Se ha de tender a la formación de un alumno que pueda ver, juzgar y actuar sobre la realidad compleja de su tiempo.

 

Para enfrentar estos problemas, es necesario considerar las siguientes fuentes:

 

a) Una cosmovisión que suministre la trama básica de contenidos que subyace en las redes disciplinarias y que sin duda ha de facilitar la elaboración de caminos de avance conceptual y metodológico de complejidad creciente que impliquen:

 

·      La transición de relaciones simples a relaciones complejas y de relaciones  cadena a red de relaciones.

 

·      La transición desde un orden aditivo a un orden sistémico y desde una causalidad lineal a la interdisciplinaria.

 

b) La información procedente del análisis de la naturaleza de los contenidos científicos relativos a la problemática que se trabaja con los alumnos, tanto desde la perspectiva de la lógica disciplinar como desde la perspectiva histórica de dichas disciplinas, así como de las dificultades y obstáculos para su aprendizaje.

 

Por lo tanto, no hay recetas didácticas universales; el aula es el escenario por excelencia en el cual se produce la interacción teoría-práctica. Allí juegan su rol protagónico docentes y alumnos, allí se produce la construcción y apropiación del conocimiento socialmente significativo.

 

Las conclusiones de la investigación indicaron que:

 

Los resultados obtenidos en estos trabajos permiten aproximar algunas conclusiones:

 

1.      Existe poca conciencia en los actores involucrados en el proceso educativo de la medida en que la actividad científico tecnológica participa y afecta nuestra realidad diaria.

 

2.      Para los alumnos, la ciencia escolar es rutinaria, aburrida, poco útil y muy difícil. Sus intereses están centrados en la acción, en el diálogo, en la confrontación de ideas, en el  trabajo en equipo, en la experimentación, en la reflexión conjunta, en la búsqueda de nuevas interrogantes.

 

3.      Las clases de ciencias no consiguen transmitir el carácter de empresa vital, humana, útil y creativa que tiene la actividad científica.

 

4.      Existe en los docentes una brecha muy amplia entre lo que consideran importante hacer y lo que realmente hacen, lo cual genera una valoración crítica por parte de los jefes de departamento y de ellos mismos cuando juzgan a sus colegas.

 

5.      El alumno de hoy vive dos realidades: una relacionada con su contexto social, que le genera constantemente dudas e interrogantes y otra, su realidad escolar, que le ofrece pocas respuestas a los problemas con los que se enfrenta a cada momento en el contexto cotidiano.

 

6.      El conocimiento científico escolar es un objeto complejo y su apropiación en el contexto escolar no tiene como finalidad formar científicos, sino formar personas pertenecientes a una sociedad cada vez más impregnada de ciencia y tecnología. Entender las relaciones entre ciencia, tecnología y sociedad es uno de los elementos esenciales, si se pretende que los alumnos adopten una actitud crítica frente al desarrollo científico tecnológico y las consecuencias que se derivan de él.

 

7.      Se hace necesario también el surgimiento de un cuerpo de conocimientos que integre de manera armónica los resultados de las investigaciones educativas y las prácticas docentes para permitir el nacimiento de un nuevo paradigma de enseñanza y aprendizaje de las ciencias, que deje definitivamente de lado el tan conocido y practicado modelo de transmisión y acumulación de conocimientos elaborados.

 

Estas conclusiones indican en gran parte los grandes obstáculos para llevar a cabo una educación con un enfoque científico, lo cual podemos decir que es una problemática general a nivel latinoamericano y en virtud a eso, las podemos traspolar a nuestra realidad, por lo que es conveniente  que analicemos las metodologías docentes en la enseñanza de las ciencias (cuadro1), así como los avances docentes en la selección y organización de los contenidos (cuadro 2), con el fin de que mediante una autorreflexión,  ubiquemos nuestra práctica educativa en alguno de estos aspectos y lo analicemos en función de las necesidades de una educación científica

 

Cuadro 1. EVOLUCIÓN DE METODOLOGÍAS DOCENTES EN LA ENSEÑANZA DE LAS CIENCIAS NATURALES

 

 

Metodología tradicional

Metodología de descubrimiento

Metodologías alternativas

 

 

 

Valoriza el producto.

Enciclopédica. Memorística  basada en la transmisión verbal

de conocimientos.

Experimentalista. Valoriza el

Proceso. Visión positivista de la ciencia. Tiene como meta el cumplimiento de los objetivos

operacionales.

Valoriza el cambio conceptual y     metodológico de los alumnos  aproximándolos al trabajo científico. Construcción de los aprendizajes a partir de los conocimientos previos                                                   y su integración significativa con la nueva información.

 

 

 

Los contenidos están basados en una lógica disciplinar, secuenciados según su estructura formal.

Organización atomizada.

Los contenidos están articulados según objetivos preestablecidos alrededor de ejes organizadores. Mediatizadores   para repetir los pasos del método científico.

 

Los contenidos se organizan desde la estructura disciplinaria

(significación lógica), la estructura cognoscitiva de los alumnos, sus saberes e intereses (significatividad psicológica) y desde el contexto social y cultural significatividad sociocultural).

 

 

 

Predominan las clases expositivas con información fiel   de contenidos disciplinares. Se busca reemplazar las ideas  erróneas de los alumnos por las ideas correctas. No se tiene en cuenta las concepciones de los alumnos ni las dificultades para reemplazarlas.

Secuencia de actividades rígida  y cerrada. Falta de motivación y de conductas divergentes de los  alumnos. Se persigue reemplazar  los significados erróneos por los verdaderos. Aprender significa aplicar sistemáticamente los pasos del método científico.

 

 

Las actividades favorecen el   trabajo colectivo de investigación en  el aula, la motivación y el                                                    pensamiento divergente. Planteo de problemáticas secuenciadas según hipótesis de progresión que el docente formula a partir de sus saberes profesionales, de los

alumnos y del contenido.

 

 

 

Alumno pasivo (receptor).   Toma nota de los conceptos

 presentados por el docente. El docente transmite conocimientos acabados como  verdades absolutas.

Pseudo protagonismo del  alumno. Se limita a repetir una secuencia de pasos establecidos.  El docente persigue el  cumplimiento de objetivos operacionales. Organiza guías de  estudio. Propone problemas de  aplicación que los alumnos                    resuelven.

El alumno es protagonista de su  propio aprendizaje. En un ámbito socializado, diferentes cuestiones  ponen a prueba sus teorías y  promueven insatisfacción y la búsqueda de nuevas explicaciones.  El docente es investigador de su              propia práctica. Organiza, orienta, favorece los aprendizajes y reflexiona críticamente.

 

 

 

La finalidad de la evaluación es medir o cuantificar los aprendizajes. Favorece la memorización repetitiva de contenidos.

La concreción de objetivos terminales se mide a través de la  comparación de los resultados entre las pruebas iniciales y  finales. Cuantificación objetiva de

la evaluación.

La evaluación es un instrumento  de aprendizaje. Considera saberes, procedimientos y actitudes de los   alumnos. Es utilizada por el docente para mejorar su práctica.

 

Merino Graciela, (s/f). El saber científico escolar: un objeto de conocimiento complejo.

             Universidad Nacional de La Plata.

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuadro 2.AVANCES DOCENTES EN LA SELECCIÓN Y ORGANIZACIÓN DE LOS CONTENIDOS

 

                                                                               

Situación inicial

Obstáculos trabajados

Innovaciones logradas

 

 

 

Selecciona y secuencia   contenidos con poca articulación entre ellos.

Formación disciplinar, generalista.

Tendencia hacia la selección y  organización de contenidos entorno a un concepto integrador.

 

 

 

Enumeración de contenidos siguiendo lo establecido por el  programa institucional.

Concepción rígida y estática de los  contenidos. Selección arbitraria de contenidos del programa institucional.

Aproximación al diseño y                                                      puesta en práctica de tramas                                                      conceptuales que favorezcan la  interacción entre contenidos.

 

 

 

Los intereses manifiestos de los alumnos/as (no siempre consistentes) sirven de guía y orientación para la  selección de temas.

Se busca el aprendizaje significativo sólo en la respuesta directa a los intereses   manifiestos. No vincula intereses y saberes

 cotidianos de los alumnos con los  planteados por el conocimiento científico escolar. Se gira sobre lo anecdótico y el           conocimiento ingenuo y lo propuesto en los                  textos.

Tendencia hacia la elaboración                                                       de planes de intervención en el aula que permite el desarrollo de contenidos a través de una                                     integración didáctica de                         saberes cotidianos y saberes                escolares.

 

 

 

Aplicación metodológica tradicional (pseudo investigación dirigida).

Identificación mecánica de aspectos   procedimentales propios de la actividad científica.

Uso de la biblioteca escolar y   otros recursos que amplían la                                                información.

Merino Graciela, (s/f). El saber científico escolar: un objeto de conocimiento complejo.

             Universidad Nacional de La Plata.

 

 

 

SUGERENCIAS

 

Como se ha observado a través de esta ponencia, la enseñanza de la ciencia, es un objeto de conocimiento complejo, lo cual nos indica que faltan muchas cosas por hacer al respecto y entre ellas se sugiere lo siguiente:

 

·      Explorar los aspectos cognitivos, actitudinales e intereses de los estudiantes de los diferentes niveles educativos (jardín de niños, primaria, secundaria, preparatoria y licenciatura y posgrado) y también  en niños, adolescentes, jóvenes y adultos que no están dentro de la educación formal.

·      Realizar un diagnóstico sobre lo que saben y hacen los docentes en relación a las ciencias.

·      Aplicar modelos de intervención didáctica en forma experimental en las escuelas, institutos y universidades y en los talleres de ciencia y tecnología que se impartan en el sistema formal y no formal.

·      Realizar investigaciones sobre:

 

·      Las concepciones previas de los profesores como obstáculos en el aprendizaje de conocimientos científicos.

·      La influencia de los constructos, creencias y valores que los profesores tienen sobre la ciencia y la ciencia escolar.

·      La vinculación entre la ciencia escolar, avance científico/tecnológico, enseñanza y sociedad.

·      Desarrollo de modelos didácticos experimentales de la enseñanza  de la ciencia para llevarse a la práctica en el sistema educativo formal y no formal.

 

 

 

 

 

MUCHAS GRACIAS POR SU ATENCIÓN

 

 

 

 

 

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

 

 

Ayala J. F. (1996). Informe mundial de la ciencia, 1996. Organización de las Naciones

               Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y Santillana

                S. A. Ediciones. Madrid, España. p. 1.

          

 

Charles Laughlin, (1997). Una sola conciencia, enfoque holístico sobre el futuro de la

             humanidad- Ramón Gallegos Nava (comp.). Editorial Pax de México, S.A.

             Primera edición. México, D.F. p.6.

 

 

Merino Graciela, (s/f). El saber científico escolar: un objeto de conocimiento complejo.

             Universidad Nacional de La Plata.

             http://www.zona.mcye.gov.ar/ZonaEducativa/Revista 12/Investigacion.html

             Recuperado el 11 de noviembre de 1998.

 

Paulu Nancy y Margery Martin, (1992). Cómo ayudar a sus hijos a aprender ciencia.

            Departamento de Educación de los Estados Unidos, Oficina de investigación y

            y Progreso Educativo. E. U. A. Septiembre.