Receta para sacar adelante a una PyME

 

Consideraciones previas:

Cualquier estrategia posible para enfrentar una crisis detonante, tiene sentido solo en el marco de un cambio radical. Si el desequilibrio económico financiero se da junto a un ataque de la globalización es imprescindible ser drástico y contundente.

Lo primordial es, conseguir que los Bancos y proveedores nos escuchen. Esto no es fácil cuando pierden depósitos y piden cancelación de líneas de crédito, pero tampoco es  imposible. Para los Bancos (si los hay) el mejor escenario posible es "huir" cuando arrecia la tormenta en una PyME. Sépalo, basta con una “orden de safe” de arriba(en la jerga bancaria) para que se suban apresuradamente a los botes solicitando cancelación.

No obstante es necesario obtener tiempo para recobrar la credibilidad perdida. Generalmente la última propuesta a los acreedores suele coincidir con incumplimientos de palabra.

Para respaldar el procedimiento correcto será necesario elaborar un plan estratégico "consistente y sustentable" que posea la siguiente configuración:

1. Persuasivo: Es necesario conquistar a los acreedores a través del plan, probando que sus créditos valen más si la empresa logra darse vuelta. Esa será la clave. Que quede claro que no significa ejercer prepotencia sino, números en la mano para demostrar que estamos seguros que "salimos de esta". Es preciso fundamentar a través de cifras y no con palabras o amenazas jurídicas, que esta vez no fallaremos.

2. Un menú y diferentes escenarios: (simulaciones financieras y  valuaciones)

Claramente presupuestos financieros con un "base" + sus flujos de fondos contemplando varios escenarios económicos financieros y la valuación de la empresa en marcha. Demostrando: 1ro) cuánto se puede pagar realmente y, 2do) cuanto vale la empresa hoy en una liquidación.

3. Conservador e higiénico: Es necesario asegurarse que en medio de este desafío se aleja la amenaza que provocan las angustias propias y el oportunismo de los acreedores. No podemos permitir que los estados de ánimo y la picardía de los más ágiles destruyan el valor de la compañía. Una gran crisis es un río revuelto donde inesperados pescadores sacan ganancia.

4. Un buen piloto de tormenta: Debemos designar a alguien que se encuentre capacitado, tenga un espíritu templado y sea transparente para generar credibilidad entre todas las partes (socios, bancos y proveedores) evitando así, cualquier percepción sospechosa de trato diferenciado.

5. Equitativo: no se deben extender garantías adicionales a las precedentes. Es necesario que los que arriesgaron hasta aquí, sobrelleven el chubasco. De otro modo es muy difícil que quien no estuvo expuesto hasta ahora, encuentre oportuno ingresar justo en este momento. No obstante si hubiese algún distraído, no es ético hacerlo ingresar en esta coyuntura.

6. Convincente y convencidos: en el turnaround asistiremos a una permanente negociación. Por lo tanto, quien se encuentre en la primer línea de batalla, debe saber que solo existe una dirección: "Nos dirigimos hacia la victoria".

7. Privilegiando la liquidez: favorecer la generación de efectivo y cuidarlo es una tarea vital del tesorero. Un personaje antipático, aunque por cierto imprescindible para estas lides. El cash vale más que mil promesas o instrumentos de pago y en algunos casos, en su ausencia  más minúscula puede determinar "el default accidental".

8. Caras nuevas: un turnaround requiere un team de trabajo nuevo. Hombres entusiastas que están seguros "que la ganan". Los fatigados y "gastados" pasan a la retaguardia hasta nuevo aviso. No es bueno mezclar a los que ya creen haberlo probado todo con los que, ignorando lo que queda atrás, vienen a jugar "la final del campeonato".

9. Discreción absoluta: La información tiene mucho valor. Todos los acreedores quieren obtenerla para mejorar su posición frente al resto. Esta debe circular en forma absolutamente limitada.

10.       Oficina de gente que irradia fe: ¡Sin fe es imposible agradar a Dios dice LA BIBLIA!

 

Agredeceré vuestros cometarios.

 

Pablo Tigani

Presidente

www.hacer.com.ar

pablo.tigani@hacer.com.ar