LA EVOLUCIÓN DE LA REVELACIÓN

Dra. María Mercedes Sarmiento Díaz

Directora Académica

Fundación Neo-Humanista

Santafé de Bogotá, Colombia

 

4th WORLD CONGRESS ON ACTION RESEARCH AND ACTION LEARNING

8th WORLD CONGRESS ON PARTICIPATORY ACTION RESEARCH

Convergencia En Conocimiento, Espacio y Tiempo

 

LA EVOLUCION DE LA REVELACION

Por María Mercedes Sarmiento Díaz

Fundación Neo-Humanista

INTRODUCCION:

Dos son los objetivos que me propongo al tener con ustedes esta charla:

1. Mostrar la evolución de la historia de la humanidad, como un mismo hecho con la revelación de Dios al ser humano.

2. Percibir la revelación de Dios, en la actualidad, como un proceso sistémico que no descarta ningún elemento; es decir, que no descarta las formas como se nos reveló en el ayer, sino que integra en un todo único su omnipresencia.

El proceso que seguiremos para cumplir estos objetivos será el siguiente: primero aclararemos el concepto de evolución; segundo enumeraremos las etapas en que dividiremos el proceso evolutivo de la historia y de la revelación; tercero definiremos el significado y los alcances del término revelación y, cuarto, presentaremos, para cada etapa, su definición y características generales, la evolución de la historia de la humanidad en cada una de ellas y la revelación de dios a la luz de los parámetros impuestos por las mismas. Entonces, empecemos por el primer punto.

CAMBIO-EVOLUCION-INVOLUCION-ESTANCAMIENTO:

Hace algunos años cambiar una situación por otra o un objeto por otro, era una acción complicada, angustiante para la mayoría de las personas y un síntoma de inestabilidad e inmadurez. Son o han sido ejemplos de lo anterior, en la cultura colombiana: no revelar la edad que se tiene pasados los 25 años. La expectativa de alcanzar la jubilación permaneciendo en un mismo empleo y empresa. La casa de los abuelos es o era la misma donde crecieron los hijos.

Los valores y las ideas también se protegían ante amenazas de variación y se guardaban casi intactos durante toda la vida. Lo que una persona aprendía de sus padres o del colegio ella lo mantenía, a lo largo de sus años, sin dudar de ello. El concepto acerca de Dios, las vivencias y por lo tanto las conductas en relación con El, no se escaparon a esta inmodificabilidad; con un acentuánte mas: la atribución que se le ha hecho a Dios de inmutabilidad.

Sin embargo, el cambio es una realidad. Algunos ejemplos nos recordarán que nosotros y lo que nos rodea cambia: mírate en el espejo cada 5 años y observarás tu cambio. Pasamos de niños, a adolescentes, a adultos, y a viejos. También los animales y las plantas cambian: es distinto el cachorro al animal viejo, la semilla al árbol. Los objetos se deterioran con el tiempo. El universo ha pasado de ser una unidad concentrada en algo así como un punto a ser subpartículas dispersas y luego átomos y así sucesivamente hasta lo que hoy es: un conjunto de galaxias.

La historia de la humanidad también nos muestra numerosos ejemplos de cambio en el modo de vida de los seres humanos. No es lo mismo vivir de la caza que del cultivo. Vivir en cavernas que vivir en un edificio.

Evolucionar implica cambiar. Evolucionar es fluir en armonía con los cambios circundantes; adquirir conductas que te ahorren tiempo y energía para emplearlo en el logro de bienestar tuyo y de otros; aprender del hoy para hacer el mañana mas enriquecido.

También involucionar implica cambio. Involucionar es retroceder; es decir, volver a tener conductas ya superadas e irrelevantes; no fluir en armonía con los cambios circundantes, sino ir en sentido opuesto a ellos; usar conductas del pasado ya superadas, que demandan un gasto innecesario de tiempo y energía; desaprovechar las experiencias del hoy y repetir los mismos errores del ayer.

No cambiar es estancarte. Estancarte es repetir una y otra vez las mismas conductas, negándote a adquirir unas nuevas mas acordes con el presente; estancarte es negarte a vivir plenamente el hoy y a aprender para el mañana.

La evolución es un proceso y por lo tanto sigue unas etapas. Si las etapas del proceso evolutivo no se viven el resultado será o involución o estancamiento.

ETAPAS DEL PROCESO EVOLUTIVO:

Una forma de clasificar las etapas de un proceso evolutivo es tener en cuenta las necesidades que presenta el sistema. Para los sistemas humanos hemos clasificado las necesidades en cuatro categorías: De sobrevivencia, de seguridad, de autonomía y de trascendencia. (Brenson-Sarmiento 1986 ) Estas necesidades empiezan a presentarse desde el momento en que el sistema humano en evolución, rompe con la totalidad o suprasistema del que formaba parte, para continuar en forma separada su evolución.

Al hablar del paso por las diferentes etapas, probablemente daré la impresión de que la evolución es un proceso en línea recta. Realmente este proceso lineal recto no existe. Lo que se da es un movimiento en espiral ascendente en el que observamos dos fenómenos que son los que le dan forma a la espiral: A) en cada etapa se dan subetapas y estas subetapas consisten en vivencias de cada una de las cuatro etapas. B) en cada etapa se da una aparente regresión a aspectos que quedaron superados en las etapas anteriores. Ejemplos: al pasar a la etapa de autonomía, el sistema, para poder vivirla debe, hasta cierto punto, olvidarse de las reglas que aprendió en la etapa de seguridad. En la etapa de trascendencia se debe "renunciar" al control de si mismo adquirido en la etapa de autonomía.

LA REVELACION DE DIOS:

Ahora veamos cúal es la relación de la revelación de Dios con la evolución de la humanidad y cúal es el significado que aquí daremos a este término de revelación. Empiece el lector imaginándose así mismo como una persona políglota. Un día usted es nombrado como profesor de una universidad a la cual asisten grupos de personas de diferentes nacionalidades, de tal manera que su cátedra, que no es de idiomas, va dirigida a diferentes grupos, cada uno compuesto por personas de un mismo idioma. Cada uno de los asistentes tiene algo de conocimiento del español que es el idioma natal de usted como profesor, sin embargo, este conocimiento es bastante limitado. Usted es un gran maestro y, por supuesto, desea que todos sus alumnos capten en forma plena la materia que usted les transmite. ¿En qué idioma le hablará usted a cada uno de los grupos? Probablemente, usted está contestando que en el propio de cada grupo.

De la misma manera que los seres humanos si queremos ser entendidos y aceptados, procuramos, sin dejar de ser nosotros mismos, de una manera u otra adaptarnos al mundo de las personas con quienes tratamos, Dios se muestra "en el idioma como mejor puede ser comprendido" por cada grupo de seres humanos según su época y condiciones.

Veámoslo de otra manera: El trato conveniente para darle a las personas está relacionado con la etapa en que se encuentra cada una de ellas. Lo que es mejor para alguien que está, por ejemplo, en etapa de sobrevivencia puede ser muy contraproducente para quien está en seguridad o en cualquier etapa diferente a la de sobrevivencia. Por lo tanto, no puedo imaginar la revelación de Dios de una forma diferente a aquella que está adaptada a la etapa de evolución en la cual están los sistemas humanos a los cuales se está revelando. Por lo tanto, cada ser o grupo de seres concibe a Dios de acuerdo a la etapa evolutiva en que se va encontrando.

Cada época, cada historiador, cada cultura o cada corriente del pensamiento va a interpretar las palabras reveladas por Dios a los profetas de acuerdo a lo que en su momento esté preparado a entender o, dicho de otra forma, de acuerdo a lo que en el momento necesite recibir de la revelación de Dios. Para reforzar este punto escuchemos las palabras de Annie Besant: "Zoroastro vino como maestro al principio de la subraza iranie, para darle las antiguas verdades en forma apropiada a la civilización que debía producir, y conveniente al tipo mental que iba a desenvolverse en ella; esto es, a propósito para educarla, determinar su evolución y desenvolver sus facultades, del mismo modo que se daban a otros pueblos otras creencias con idéntico objeto y análogas direcciones." O, escuchemos a Jesús cuando dice: "Mucho tengo todavía que deciros, pero ahora no podéis con ello. Cuando venga él, el espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad completa." Juan 16, 12-13 o, "No deis a los perros lo que es santo, no sea que os pisoteen con sus patas, y después, volviéndose os despedacen." Mateo, 6 o, "Os he dicho todas estas cosas en parábolas. Se acerca la hora en que no os hablaré en parábolas, sino que con toda claridad os hablaré del padre. Juan 16, 25. O escuchemos a Lao-Tse en el Tao Te Ching: "Lo que digo, fácil es de entenderse y muy fácil de ponerse por obra; mas en el mundo nadie lo comprende ni lo pone en práctica. Las palabras reconocen un origen; las acciones tienen un gobernante. Nadie comprende esto; por ello no pueden entenderme. Los que me comprenden son pocos: todo elogio trasciendo. Por ello el sabio viste hábitos viles y esconde la joya en su pecho." O escuchemos a Tulsidas en El Ramayana: "Todos miraban al Señor según el concepto que tenían de El. Los que eran muy valientes en la lucha lo contemplaban como si fuera la heroicidad en persona. Los reyes malvados temblaban ante el Señor como si tuviera el aspecto mas terrible. Los demonios veían al Señor como la muerte en forma visible; las mujeres lo veían según la actitud mental de cada una. Los sabios miraban al Señor en su forma cósmica, con muchas caras, manos, pies y cabezas. Para los yoguis brillaba como la verdad suprema, complacido, inmaculado y resplandeciente por naturaleza. Así pues, todos miraban al Señor según su propia actitud mental hacia El."

La palabra revelación en su raíz RE significa nuevamente, otra vez y en cuanto VELAR viene de velo. Revelar significa quitarse una vez más un velo. Revelar significa, entonces, que cada vez observamos a través de un velo menos y, quizás por ello, cada vez que observamos vemos en forma más nítida, más clara. No significa que la visión anterior no haya servido. No significa que la visión anterior sea completamente falsa. Significa, quizás, que cada vez hay menos distorsiones en nuestra percepción.

Estudiemos cada una de las etapas, primero en su forma general, luego veamos, a la luz de cada una de ellas, la historia de la humanidad y, por último, relacionemos, tanto las etapas como la evolución histórica del ser humano, con la revelación de Dios.

LA ETAPA DE SOBREVIVENCIA:

Decimos que un sistema está en etapa de sobrevivencia cuando gasta en la resolución de sus necesidades básicas el 80% o más de su tiempo y de su energía. En general y normalmente, un sistema humano entra en la etapa de sobrevivencia después de haberse separado del suprasistema del que formaba parte y, es entonces, cuando se encuentra ante la necesidad de sobrevivir en forma independiente.

Las metas a lograr durante la etapa de sobrevivencia son:

- Percibirse como ente diferente al suprasistema del que formaba parte.

- Mantenerse con vida como ente independiente.

- Por condicionamiento, desarrollar conductas para ganar el favor del suprasistema y para no sentirse aislado.

Las características de un sistema en etapa de sobrevivencia son:

- Se siente a merced de un suprasistema.

- Percibe al suprasistema como algo poderoso y superior a el mismo. Tiene una autoimagen pobre frente a dicho suprasistema..

- Está luchando para no morir como ente independiente.

- Su interés es por la satisfacción de las necesidades inmediatas. No hay preocupación por lo mediato.

- Crea, al azar, condicionamientos: si hago X obtendré del suprasistema lo que necesito.

Desde hace 8.000.000 de años cuando comienza la evolución del simio, hasta hace 2.000.000, en que ya es un ser con características humanas, el ser humano vivió en completa unidad e indiferenciación de los simios.

Después de verse diferente a los simios y de perder la percepción de unidad con el resto de la naturaleza, durante varios millones de años, en el paleolítico, el modo de vida de la humanidad siguió siendo la del mundo natural de los otros animales; siguió siendo un cazador entre cazadores y un recogedor de los frutos, que los árboles daban espontáneamente sin la intervención de él. Era nómada, su vida transcurría detrás de los animales, que día a día debía cazar para su subsistencia, ya que no podía aún guardar sus alimentos. Vivía su etapa de sobrevivencia.

Las características de la humanidad en el paleolítico fueron:

- Empleó mucho mas del 80% de su tiempo y energía persiguiendo y cazando a los animales que le daban el alimento para sobrevivir.

- Utilizo las piedras como herramienta en la lucha por la sobrevivencia.

- Se protegió de los animales y de las inclemencias del tiempo resguardándose en las cavernas.

- Empleó el fuego que obtenía por medios naturales, tal como un incendio producido por un rayo y luego el que él produjo por fricción.

- Se abrigó con pieles de animales.

- Creó obras de arte pictórico cuyos temas fueron el mamut, el reno, el caballo salvaje, el rinoceronte y el bisonte.

- Desarrolla condicionamientos en relación con los animales.

En resumen, el ser humano del paleolítico:

- Adquiere conciencia de su separación tanto de la naturaleza como de los otros humanos.

- Se siente a merced de los animales en particular y de la naturaleza en general.

- Percibe a los animales como algo poderoso y superior a el mismo.

- Está luchando para no morir. Vive en función de conseguir el alimento de cada día.

- Para no sentirse aislado y desprotegido desarrolla conductas condicionadas al azar tales como el rito, las artes y la fe religiosa.

Cuatro hechos marcaron la forma como, probablemente, el ser humano durante el Paleolítico concibió a Dios:

A. El principal medio de subsistencia del ser humano fue los animales y la única arma con que los cazaba consistía en la piedra. La caza era difícil y los humanos percibieron a esos animales como algo muy poderoso, con una vida y voluntad propias y de quienes dependían para vivir.

B. Parece ser que ante tres hechos y sus opuestos, el dormir y el despertar; el morir y el vivir y el desmayarse o el tener conciencia surgió el animismo. Hay algo, un espíritu que tiene vida independiente del ser humano, que entra y sale de él por voluntad del mismo espíritu. Cuando entra anima a la persona y cuando sale la desanima. Es probable que relacionara este espíritu con aquellos poderosos animales que tanto necesitaba y ante los cuales se sentía tan pequeño y débil.

C. El ser humano primitivo no disocia el soñar de la vigilia y es posible que soñara con los animales que eran su sustento y que los relacionara con espíritus poderosos y con buena o mala suerte.

D. Los seres humanos no conocían la paternidad biológica ni la relación entre la unión sexual y la concepción. Es probable que se creyera que el espíritu animal entraba en la mujer y engendraba al hijo; lo que dio origen al matriarcado.

Aparece así el totemismo. Parece ser que se creyó que el animal totémico (sobrehumano y poderoso) creó al ser humano para que éste lo alimentara y, más tarde, como un incipiente inicio de la etapa de seguridad, parece que pensó que de hacerlo así sería fácil que el tótem le diera su protección lo cual, básicamente, consistía en que le pusiera a su alcance el animal que necesitaba matar para alimentarse. Así pues, el ser humano compartía con su tótem la carne y la sangre del animal con que se alimentaba. A este compartir se refiere la palabra sacrificio en su sentido original y, es este hecho de comer todos juntos, tótem y tribu, lo que les da, en primera instancia, un sentido de comunidad, de unión, de pertenencia y como segunda instancia la posibilidad de recibir, a través de comer la carne del mismo tótem, el espíritu de él y así sentir su poder, participar de sus características y adquirir identidad. Sintetizando, nace la idea de un Dios, Totem, que da y quita la vida y que da el alimento.

LA ETAPA DE SEGURIDAD:

Decimos que un sistema está en la etapa de seguridad cuando gasta mas del 80% de su tiempo y energía asegurando su futuro o buscando aprobación, afecto, atención, obediencia o valoración de parte de otros sistemas. En general y normalmente, un sistema humano entra a la etapa de seguridad cuando comienza a sentir que sus necesidades básicas e inmediatas de subsistencia están satisfechas.

Las metas a lograr en esta etapa son:

- Asegurar la satisfacción de sus necesidades mediatas.

- Establecer su propia identidad.

- Establecer unas conductas que le permitan complacer y por lo tanto, manipular a lo externo a él.

- Establecer lazos de unión y de compañía.

Las características de esta etapa son:

- Aparece la necesidad de recibir valoración, atención o aprobación.

- Siente la posibilidad de hacer algo para conseguir la satisfacción de sus necesidades y no solo esperar ser satisfecho.

- Manipula a otros para recibir de ellos lo que desea y, es paradójico, la única forma en que consigue obtener obediencia es obedeciendo.

- Además de la satisfacción de sus necesidades inmediatas quiere tener aseguradas las del mañana; entonces, aprende a guardar.

- Aprende a percibir la consecuencia de sus acciones como algo que puede recibir en el futuro y no solo en el presente.

- En cada momento se acentúa más la conciencia y vivencia de la propia identidad como algo diferente a lo que lo rodea.

- Su identidad y autovaloración depende de la valoración que recibe de otros.

- El pertenecer a un grupo o el ser grupo adquiere importancia para: protegerse, satisfacer necesidades, sentir unidad y compañía y acentuar un sentido de identidad

- Ciertas conductas, que facilitan la consecución de lo que satisface las necesidades, se automatizan y se aprehenden como normas de vida.

- La seguridad, que siente el sistema humano de poder satisfacer sus necesidades, la consigue del sometimiento a las normas.

- Las leyes se perciben como provenientes de un poder superior y como la única verdad o posibilidad de satisfacer las necesidades y de estar bien. Las leyes y el que las da son importantes.

- Hay un sobrante de energía y de tiempo que se utiliza en la extrospección, en el aprendizaje y en la creatividad.

- Comienza a valorar los objetos materiales y a valorarse por ellos así como a competir con otros por esta posesión.

En la historia de la humanidad esta etapa se vive durante cinco grandes períodos: época Neolítica del 10.000 al 5.000 a.C.; edad de los metales del 5.000 al 1.500 a.C.; edad antigua del 1.500 a.C. al 500 d.C. ; edad media del 500 al 1.500 d.C. y edad moderna del siglo XVI al XVIII d.C.

Ya en el neolítico, hace 10.000 años, el ser humano descubrió que además de cazar podía sembrar, cosechar y guardar su alimento. Fue entonces, cuando sintió que ya no estaba a merced de los animales para poder vivir, sino que tenía cierto control de la satisfacción de sus necesidades básicas, no solo de las inmediatas sino también de las mediatas, lo cual le dio seguridad. La humanidad ha entrado en la etapa de seguridad.

Las características comunes de estas cinco épocas, que nos permiten agruparlas dentro de la etapa de seguridad son:

- Hay un desarrollo desigual de los pueblos y de las personas; lo que recrudece aún más la conciencia de ser diferentes los unos de los otros.

- Se valora la tierra y se la disputa.

- La posesión de la tierra y, a mediados y finales de la etapa, de los metales y del dinero, marcarán la valoración de las personas y de los grupos.

- Se crean, valoran y acatan unas leyes y se respeta a quienes las difunden.

- Se cree que las leyes son necesarias para: poder dominar en comunidad la tierra; vivir en armonía en las sociedades que se formaron alrededor de unos terrenos y regular las diferentes especializaciones de trabajos.

- Se cree que las leyes tienen procedencia divina.

- Se cree que si las leyes se acatan la comunidad recibirá como favor divino la posesión de una tierra y el fruto de ésta y viceversa.

- El control de las situaciones, o sea la seguridad, depende del sometimiento a las leyes.

- Las leyes son dadas por dios a través, primero del sacerdote rey, luego del enviado divino, luego por las diferentes iglesias y por último, por el estado bajo el dominio de un monarca.

- Se desarrollan un conjunto de creencias, leyes y costumbres sociales y religiosas que permiten establecer a cada grupo una relación armoniosa, satisfactoria y afectiva con el mundo exterior, no sentirse aislado y definir su identidad..

- Ahora se tienen ratos de ocio para la recreación, el arte y la creatividad.

- Se desarrolla la ciencia y la filosofía siempre bajo los parámetros marcados por las leyes.

Durante la etapa de seguridad ya las creencias religiosas se han adaptado a los distintos ambientes y de ahí que cada grupo tenga sus creencias diferentes a las de los otros grupos, sin embargo, en términos generales, todas las creencias de las diferentes partes están teñidas por los elementos que son propios a esta etapa. Veámoslos:

- La tierra y los fenómenos naturales celestes, relacionados con las cosechas, adquieren el significado de poderosos. De ellos se depende para poder satisfacer las necesidades. Ahora ellos son Dios o demonios.

- Las leyes son necesarias. Se cree que son dadas por Dios a través de un delegado: sacerdote, rey o estado.

- Dios se comunica con sus delegados para dictarles las leyes. Tenemos como ejemplos a Moisés, Hamurabi y otros.

- A los dioses se les agrada cumpliendo las leyes, dándoles ofrendas y con conductas ritualísticas de adoración y expiación.

- Si se cumplen las leyes Dios premia a la comunidad con buenas tierras y con buenas cosechas. Por ejemplo: La tierra prometida a Abraham. Si no se cumplen las leyes Dios castiga no dando tierras y con malas cosechas.

- El ser humano tiene el poder de decidir si va a cumplir o no con las leyes y, por lo tanto, de él depende, en parte, que se le de o no lo que necesita.

- Nacen los conceptos de bien, de mal, de pecado, de demonios y de ángeles.

- Pueblos que adoraban a Dioses telúricos entran en competencia por la tierra, generalmente prometida por sus Dioses, con los pueblos que adoraban a dioses celestes. Entonces, las disputas por la tierra es cosa entre dioses. En las batallas siempre salieron ganando los dioses celestes quienes convierten en demonios a los telúricos. Entonces, ahora las entrañas de la tierra y lo que sale de ella, como las serpientes, son demonios e infierno.

- Avanzada la etapa de seguridad, el ser humano se siente superior a ciertos fenómenos naturales y, como los dioses deben ser superiores, los antropomorfiza.

- Los dioses están alejados de los humanos y ésto se debe a: la separación espacial entre el cielo y la tierra, la proyección humana en los dioses de lo opuesto a las debilidades, la exageración máxima de la caracterización, en los dioses, de los poderes opuestos a las debilidades humanas y el sentido de culpabilidad por no haber cumplido las leyes.

- Los dioses son celosos y la peor falta es el intento de igualarse a ellos.

- Hasta la era cristiana, muchos pueblos eran politeístas: tienen que existir muchos dioses pues uno solo no podría manejar todos los fenómenos existentes.

- Los dioses traen paz o guerra, destrucción o prosperidad. La enfermedad o la salud, la medicina, la prosperidad o el infortunio eran relacionadas con los espíritus, la oración, los pecados o la virtud, los exorcismos y la magia.

- Los delegados divinos tienen la verdad absoluta y a ellos se debe una total sumisión.

- Sintetizando, nace una idea de un dios, lejano del ser humano, juez implacable que premia o castiga.

LA ETAPA DE AUTONOMIA:

Decimos que un sistema está en la etapa de autonomía cuando invierte mas del 80% de su tiempo y energía en actividades que realiza con casi el único propósito de desarrollarse y lograr bienestar, él como sistema, sin tener casi en cuenta el de los demás. En general y normalmente, un sistema humano entra a la etapa de autonomía cuando, debido a que ha adquirido identidad y es capaz de controlar con conductas sumisas al ambiente, comienza a sentirse seguro de si.

Las metas a lograr en esta etapa son:

- Independizarse, no tener que someterse a un suprasistema .

- Ser el mismo, diferente al suprasistema.

- Desarrollarse y crecer como sistema.

Las características de esta etapa son, en general: un deseo de progreso del sistema en todo sentido. La identidad y autoestima se obtiene de lo que autónomamente se hace, se produce y de la propia superación y desarrollo. Y, en particular, están marcadas por el proceso propio de la etapa.

Ahora bien, las etapas, no lineales, del proceso de autonomía son:

- Logro de sensación de autonomía con conductas rebeldes con el suprasistema. Se ve a los líderes y a las normas del suprasistema como algo que obstaculiza; sin embargo, hay sumisión a los contemporáneos.

- Logro de autonomía decidiendo, basado en las normas que ha acatado, su propio hacer, sea este igual o no al de los demás. Hay sumisión al pasado en cuanto se cree que la manera de ser, en la actualidad, está determinada por la historia vivida y, también hay competitividad con contemporáneos.

- Logro de autonomía decidiendo lo que desea ser. Ya no responsabiliza al pasado, sea hereditario o aprendido, de lo que el es. Hay competitividad con contemporáneos.

- Logro de autonomía decidiendo su perfil ideal para si mismo con independencia del pasado. El orgullo que tiene de si se basa en el logro de dicho perfil y no en ganar una competencia con otro sistema humano. Compite consigo mismo.

- El sistema humano comprende que todo lo que le sucede a él, el mismo lo ha provocado. Comprende que él es el creador de toda su realidad y percibe que la realidad no es más que una proyección de sus decisiones.

- Logro de autonomía independizando su escala de valores de cualquier perfil ideal. Valora todo tal y como ES. No hay competitividad ni con él mismo ni con otros.

La etapa de autonomía en la historia de la humanidad se vive en plenitud durante los siglos XIX y XX hasta el presente momento. Desde los últimos años de la edad media el ser humano comienza a crear instrumentos y técnicas de trabajo que le permiten empezar a sentirse regido por si mismo y por lo tanto independiente de fuerzas de carácter divino. La humanidad ha nacido a su autonomía.

Las características de esta etapa de la historia son:

- Grandes avances científicos y tecnológicos.

- Predominio de la ciencia experimental. Solo se aceptan conclusiones sacadas con este método y una vez obtenidas se consideran irrefutables, objetivas y absolutas. Un presupuesto teórico es cierto o falso, no hay lugar para el relativismo.

- La incertidumbre es reflejo de la ignorancia. Todo es predecible. El cerebro se adueñó de la "única" lógica.

- La humanidad ya no necesita de Dios para explicar y manejar el mundo y reacciona con rebeldía o indiferencia ante cualquier teoría de tipo religioso.

- El ser humano considera que todos los organismos son totalmente diferentes entre si, y él, "racional", se siente superior al resto de seres.

- El ser humano desafía y en buena parte domina a la naturaleza.

- El ser humano se siente autosuficiente y con capacidad de decidir acerca de su destino. Ha nacido la corriente extrema del humanismo.

- Nace una nueva disparidad entre sociedades científicas y no científicas.

- El mundo se dedica a la acción, al positivismo, al funcionalismo y relega la contemplación y el misticismo.

- Se suscitan guerras cuyo motivo es adquirir y mostrar el propio valor y autonomía y la propia identidad mediante la extensión de los propios dominios; el enriquecimento; el deseo de imperar y de imponer las propias ideas sobre otros y la competitividad por ser los primeros.

- Es común en estos años el agruparse diferentes países para defenderse de los deseos expansionistas de otros y, también fue común, la traición a estas coaliciones cuando se percibía que traicionar era oportuno para extenderse y dominar.

- El comercio y el capitalismo o afán de lucro son factores muy importantes en el cambio de mentalidad humana que se produjo. La confianza en el porvenir se traduce en términos financieros.

- Cambiar, hasta ahora, significaba declinar en los patrones morales y, ahora, en la segunda mitad del siglo XX, se ve como la base de la misma vida.

- El individuo establece ahora su identidad sirviéndose de su nacionalidad, ocupación, logros educativos y

económicos, antecedentes étnicos y afiliación a agrupaciones.

- Por infinidad de factores hay grandes disparidades en el desarrollo y bienestar general de los países.

Ahora bien, estamos lejos de lograr el grado alto de autonomía y de bienestar general. Quizás parte de la humanidad ha logrado su autonomía en relación con el suprasistema de Dios, de la religión, de una iglesia absolutista, de un país colonizador, de un gobierno explotador y de las leyes provenientes de ellos, sin embargo, sigue dependiendo de los subsistemas contemporáneos con quienes se compara y compite y, sólo será verdaderamente autónoma, cuando esté tan segura de su propio valor inherente a ella, que no tenga necesidad de compararse y ganar y, por lo tanto, cese de luchar entre si.

La revelación de Dios durante la etapa de autonomía le confiere al ser humano una visión de si mismo hasta ahora desconocida. Se ve así mismo poderoso, superior a todos los otros seres existentes, independiente, autosuficiente y capaz de decidir y dominar sobre todo y sobre su propia vida. En general, el ser humano ya no necesita de Dios para satisfacerse y estar bien y reacciona ante lo religioso con rebeldía o con indiferencia.

LA ETAPA DE TRASCENDENCIA:

Decimos que un sistema está en la etapa de trascendencia cuando: invierte mas del 80% de su tiempo y energía buscando el bien colectivo y trabajando por el; tiene conciencia de la unidad de todo lo existente; al sistema humano no le importa si él mismo o aquello que hace es igual o diferente a lo que los demás sistemas humanos son o hacen; empieza a vivenciar su propio valor con independencia de lo que hace, le dicen, se dice o de lo que posee y/o deja de competir con otros y toma conciencia de que el verdadero bienestar solo está en el bienestar común y por lo tanto, en la colaboración.

Las metas a lograr en esta etapa son:

- Lograr el bien común.

- Tener conciencia de ser uno con el todo.

- Fundirse en el todo

- Vivenciar la unidad.

Las características de esta etapa son:

- Se sabe y se siente integrado y desea saberse y sentirse totalmente integrado a un único sistema.

- Restablece los vínculos con el resto de lo existente; ya no en forma de dependencia ni de competencia sino en una coexistencia consciente y liberadora.

- Valora, respeta y ama todo lo que existe, y tal como existe.

- Sabe que todo está ahí porque así es necesario para la evolución.

- Sabe que su evolución es la evolución de todo lo demás que existe y que la evolución de todo lo demás es la de él mismo.

- Tiene conciencia de que el malestar o bienestar de los demás también es el malestar o bienestar propio.

- Actúa con solidaridad incondicional y por convicción: no por cumplir una ley, sino libre de cualquier temor o deseo de retribución.

- Tiene una necesidad imperante de compartir lo que tiene, sabe o es.

- Está dispuesto a sacrificar su bienestar en aras del bien común.

- Da, en forma incondicional, los bienes adquiridos y al darlos encuentra el bien integral y completo.

- Pierde la identidad como individuo, y es, entonces, cuando recibe la gran identidad que es la identidad del todo.

- Suelta el control y paradójicamente, en el mismo acto de soltarlo, se encuentra el real control.

- Se suelta la seguridad en el yo individual para abandonarse en el todo al que se pertenece y, es entonces, cuando siente la perfecta seguridad.

- No se preocupa, sabe que todo está bien y que todo terminará bien.

- No necesita, para evolucionar, de sentimientos como el miedo, la ira o la tristeza.

- Se intensifica, nace o renace un profundo interés de tipo espiritual. Se siente conectado con lo Divino y puede llegar a identificar el todo existente, y por lo tanto a él mismo, con Dios.

- Vivencia poder dentro de si mismo. Se siente creador.

- Sabe que sus deseos, que están en armonía con los del universo, son los deseos del Todo.

- Sabe que sus deseos, cuando coinciden con su pensamiento y con sus afirmaciones, el Todo, y por lo tanto él mismo, los hace realidad.

Existen muchas formas de manifestar la trascendencia que pueden ir desde: un dar a otros, en forma activa, de lo que se posee, hasta una aparente quietud, bajo la cual hay una vivencia y convicción de ser un mismo ser con el todo y un total abandono, fe y seguridad en el actuar de ese todo el cual, quizás, pueda identificarse con Dios y su sabiduría. Entre estos dos puntos, hay una gama muy amplia de actitudes de trascendencia.

Aunque la humanidad se encuentra aún centrada en una etapa de autonomía, sin embargo, durante la segunda mitad del siglo XX se observan dos hechos que nos marcan el incipiente inicio de la etapa de trascendencia: A) algunos descubrimientos en diferentes disciplinas y B) un sentido de totalitarismo, unidad e igualdad en el que empieza a moverse la humanidad. Hablemos de cada uno de ellos.

Los descubrimientos nos muestran un universo en el que sus diferentes componentes no están separados entre si, sino que son elementos o dimensiones de una misma y única realidad, tan interrelacionados entre si, que aquello que atañe al desarrollo y bienestar de uno de ellos atañe, en forma muy directa y de causalidad cíclica, al desarrollo del resto. Es así como contemplamos que si un elemento, en cualquier parte del universo, está bien, este bienestar contribuye al bienestar del resto de elementos en el resto del universo y, viceversa, si un elemento está mal, este malestar contribuye a que haya malestar en el resto. Además, en los últimos años de este último siglo, el ser humano está tomando conciencia de la convergencia de las conclusiones científicas, a las que han llegado disciplinas que hasta ahora habían sido consideradas separadas entre si, y esta conciencia, además del hecho de que la mayoría de estas conclusiones supusieron un rompimiento brusco y opuesto con el pensamiento que le precedió, y del cual el científico estaba tan seguro, le empieza a conferir al ser humano una postura de humildad, de conciencia de subjetividad y de necesidad de vivir en armonía con el todo.

Hagamos un paralelo entre las creencias actuales y las pasadas:

- Antes se creía que las observaciones científicas eran objetivas y exactas; ahora se cree que son subjetivas y aproximadas.

- Antes se creía que el espacio era absoluto, algo así como una caja dentro de la cual estaba todo lo existente; ahora se cree que es relativo y que solo existe en relación con la materia.

- Antes se creía que el tiempo era absoluto; ahora se cree que es relativo.

- Antes se creía que el espacio y el tiempo eran independientes entre si; ahora se cree que son interdependientes.

- Antes se creía en la geometría euclidiana. Ejems: existe la línea recta; la suma de los ángulos de un triángulo es de 180º; ahora se cree en la no euclidiana. Ejems: no existe la recta; la suma de los ángulos de un triángulo siempre es mas de 180º.

- Antes se creía que los números expresaban cantidades exactas y eran absolutos; ahora se cree que expresan relaciones y son relativos.

- Antes se creía que la materia estaba hecha de átomos al estilo de ladrillos que forman paredes; ahora se la concibe como relaciones de subpartículas.

- Antes se creía que la energía era continua; ahora se cree que es discontinua.

- Antes se creía que la materia y la energía eran diferentes entre si; ahora se cree que la materia es energía vibrando a determinada frecuencia.

- Antes se creía que el átomo era indivisible; ahora se le concibe como una relación de multitud de subpartículas.

- Antes se creía que la materia estaba inmóvil; ahora se cree que su esencia es ser proceso. La materia es movimiento. Ejm. El protón vibra a 55000 K/Seg.

- Antes se creía que cada cosa que existe conserva su individualidad, que las cosas están separadas entre si; ahora se cree que no hay fronteras, que todo es una sola unidad. Lo que existe no son entes separados sino relaciones intercambiables.

- Antes se creía que todo efecto tiene una causa lineal; ahora se cree que no hay no hay linealidad sino circularidad de múltiples e intercambiables causas.

- Antes se creía que el observador era objetivo; ahora se cree que el observador es subjetivo y que su observación está influida por el hecho de observar.

- Antes se creía que se podían llegar a conocer verdades absolutas; ahora se cree que solo se pueden conocer verdades relativas.

- Antes se creía que el mundo es tal como lo percibimos; es decir, que solo existían las sensaciones y no las percepciones; ahora se cree que el mundo es diferente a como lo percibimos; es decir, solo somos conscientes de las percepciones y no de las sensaciones.

- Antes se creía que todas nuestras decisiones eran conscientes; ahora se cree que existe el inconsciente y que muchas de nuestras decisiones están tomadas con él.

- Antes se creía que en la lógica las proposiciones se ajustaban a sus axiomas o los contradecían y que los opuestos no podían coexistir; ahora se cree que hay proposiciones que no son ni verdaderas ni falsas y que los opuestos coexisten en una misma realidad.

- Antes se creía que la herencia estaba determinada desde la concepción y no variaba durante toda la vida; hoy se cree que durante toda la vida de un ser vivo aparecen continuamente determinantes de la herencia.

- Antes se creía que la esencia del ser humano era la razón y que había predominio de la razón sobre los sentimientos y sobre lo biológico; hoy se cree que el ser humano es un ser integral y su esencia está dada de la interrelación entre lo biológico, la razón, lo emocional y lo socio espiritual.

- Antes se sobrevaloraba y se creía en la inmutabilidad de lo existente; ahora se valora el cambio y éste se ve como la realidad de lo existente. Ejm. en un momento dado una subpartícula puede transformarse en otra y variar así toda la estructura atómica.

Hoy en día las diferentes disciplinas convergen en el punto de la unidad. Detengámonos en ello:

- La física cuántica explica que todo lo existente está conformado por idénticos cuantos (unidad mínima de energía) y que entre un ente y otro no hay separación, sino que todo está perfectamente unido entre si por cuantos o, quizás la expresión no sea perfectamente unido, sino que no hay discontinuidad o diferenciación entre ente y ente, ya que todo es un solo ser.

- La teoría del bootstrap del hadron (Especie de subpartícula), de Geoffrey Chew, también dentro de la física cuántica, afirma que todas las partículas se contienen o componen dinámicamente una a otra de un modo autoconsistente.

- En el campo de la biología se hicieron manifiestas ciertas características (ADN) de todos los organismos, humanos o no, que dieron pie, a nivel biológico, para decir que todos los organismos están relacionados entre si.

- En el campo de la Antropología se exploran leyendas primitivas de muchas tribus y los ritos y creencias de muchas religiones y se encuentran pruebas de prácticas e ideas análogas entre pueblos, muy distantes entre si en espacio y tiempo. Ahora bien, la pregunta que se hace, y cuya respuesta, si es afirmativa, reforzaría lo que venimos hablando sobre la unidad, es: ¿ Se dan estas semejanzas por un proceso mental común que todos los seres humanos, al estar unidos, comparten?

- En el campo de la Etología se descubren idénticos y simultáneos cambios conductuales en animales de una misma raza, que están totalmente lejos entre si en el espacio y, por lo tanto también, están aparentemente incomunicados.

- Las especulaciones sobre el origen de la vida indican el grado en el que el concepto de evolución ha sido ampliado, en forma que abarque tanto el universo inanimado como el animado, en un solo todo de partes relacionadas entre si.

- La ciencia de la Ecología nos demuestra, con múltiples ejemplos, que todo está relacionado entre si, que la función o razón de ser de cada ente existente es de vital importancia para la vida de todos los demás entes y que al romper el equilibrio en cualquier mínima parte, del gran sistema existente, todas las demás partes y el mismo todo se ven afectados.

- Dentro del campo social también la teoría sistémica o teoría de la unidad y de la mutua interdependencia de lo existente se deja ver.

- Antes del S. XX se creía que la realidad era algo totalmente independiente de quien la observaba. En el S. XX se piensa que realidad y observador se crean mutua y simultáneamente. Según la filosofía constructivista, con Heinz Von Foerster su creador, la realidad no existe como tal sino que es creada por la mente, el pensamiento y el lenguaje de quien la percibe. Según el físico John Wheeler: "El principio cuántico destruye el concepto del mundo como algo exterior con el observador separado de el. El universo es un universo participante." En palabras de Fritjof Capra:"El observador y lo observado, el sujeto y el objeto no solo son inseparables sino que también llegan a ser indistinguibles." Y, según el mismo autor, "La teoría cuántica ve el universo como una entretejida telaraña de relaciones físicas y mentales cuyas partes solo se definen a través de sus relaciones con el todo."

Ahora veamos algunos ejemplos del segundo hecho, consistente en el movimiento de la humanidad hacia la igualdad y la unidad, que nos permite ver la entrada a la etapa de trascendencia: el transporte y los sistemas de comunicación avanzados han unido a los países; el lenguaje científico es igual en todas partes; el idioma de los negocios internacionales es el inglés; los problemas ecológicos son comunes a la humanidad y cada vez hay mayor conciencia de ello; la existencia de organizaciones mundiales tales como: las Naciones Unidas, la Organización mundial de la salud, la Organización mundial para la alimentación y la agricultura, la Organización de las Naciones Unidas para la educación, la ciencia y la cultura y otras. Por lo tanto, a mediados del siglo XX la humanidad ha adquirido cierto sentido de comunidad mundial.

Es la tendencia hacia concebirnos en un solo todo con todo lo existente uno de los hechos que nos permiten, como ya lo dijimos, percibir la puerta de entrada a la etapa de trascendencia, en la cual solo avanzaremos cuando las luchas entre naciones hayan cesado en su totalidad y cuando cada nación haya logrado alcanzar tal grado de autonomía que le permita sentir, sin sentirse por ello dominante ni dominada, que su bienestar no es únicamente SU bienestar sino que su bienestar es el bienestar del mundo entero o mejor del universo.

Es cierto que estamos entrado a la época de las relaciones, de la unidad, a la vez, nos falta un gran trecho para hacerla realidad en su totalidad. Dos ideas han estado vigentes y en conflicto durante el siglo XX: La del nacionalismo y la de la naciente y creciente visión de igualdad y unidad de la humanidad. Quizás existe la ONU y otras muchas organizaciones mundiales que ya enumeramos, pero parece ser, que muchos de los representantes de estas organizaciones, están SOLOS en la lucha por los intereses de SUS países. Cabe hacernos una pregunta para que sea contestada a la luz de un marco sistémico: ¿Qué pasará si tu país cambia hacia un mayor desarrollo y el mío no? Recordemos, no es tu país o mi país, es nuestro mundo.

En la etapa de trascendencia Dios se revela como alguien-algo que nuevamente está cerca del ser humano y de la tierra y ahora está tan cerca que es inmanente a todo lo existente. En este punto el ser humano vivencia en él el poder de Dios y se siente en unidad con El y con todo lo que existe. Un Dios limitado a una figura animal, humana o no, juez y protector paternalista de los seres humanos se ha quedado corto para esta época. Me pregunto: ¿seremos capaces de imaginar un Dios no antropomorfo.? Un salto de fe, basada en las sagradas escrituras de varias religiones, nos podría hacer comprender la unidad, es decir, el todo existente, como Dios.

Escuchemos algunas frases de las escrituras:

"Para que todos sean uno como nosotros somos uno: yo en ellos y tu en mi, para que sean perfectamente uno." Evangelio según San Juan 17, 22-23

"Yo había dicho: "¡Vosotros, dioses sois, todos vosotros, hijos del Altísimo!"Antiguo Testamento. Salmo 82, 6

"El padre le dijo: Hijo mío este árbol tan grande procede de esta esencia sutil que no somos capaces de ver, de su virtuosidad proviene. Créeme, hijo mío. Esta esencia sutil lo anima todo. Eso es la única realidad. Eso es el Atman. Eso eres tú." (Chandogya-Upanisad, 3, 14)

"Brahman es lo que debe ser conocido, carece de principio y de fin, es el Supremo, está más allá de lo que es y de lo que no es. No hay lugar fuera del alcance de sus manos y sus pies, tiene cabezas y bocas en todas partes: lo ve todo y lo oye todo, pues el está en todas partes; realmente Es El." Bagavad Gita 13, 12-13

"Partiendo de mi ser yo manifiesto la creación entera, y a mi la hago regresar de nuevo, y este ciclo se repite una y otra vez, siguiendo los círculos del tiempo. No obstante así, mi naturaleza no sufre alteración ni se ve atada por el vastísimo desenvolvimiento de la creación. Yo Soy El Que Soy." Bagavad Gita 9, 8-9

"Dónde podemos encontrar al Señor?" " Sri Hari está presente en todas partes por igual y solo puede revelarse por medio del amor. Decidme un lugar, tiempo o zona del cielo donde no esté el Señor. A pesar de haber tomado la forma de todos los seres animados e inanimados, está alejado y desapegado de todo." El Ramayana: primer descendimiento.

"El Tao que puede ser nombrado, no es el tao perpetuo. El nombre que puede ser nombrado, no es nombre perpetuo. Sin nombre es principio del cielo y de la tierra y con nombre es la madre de los diez mil seres." Tao Te Ching 1, 1

Si pensamos y vivimos a Dios en la unidad, en el todo y por lo tanto en las partes, muchas consecuencias evolutivas se darían de las cuales solo quiero enunciar dos: A. Cumpliríamos con el principal mandamiento de

todas las grandes religiones: respetaríamos toda vida; amaríamos a dios, y al prójimo, como a nosotros mismos. B. Nos encontraríamos en en una actitud de contemplación extática, de adoración reverente hacia todo lo que existe en la forma como existe. Actitud que no excluye el ponerme en contacto con aquella parte mía que juzga algo como no conveniente, aquella parte que siente disgusto hacia algo. Pues, quizás contemplando y

adorando este disgusto me impulsaré a realizar un cambio para obtener con el una mayor evolución de la revelación de Dios.

Y, para terminar, podríamos decir: ¿quieres ver, oír y sentir a Dios? Mira el todo, oye al todo y contémplate a ti mismo cuando miras y oyes al todo. El todo, es el todo. El todo es lo que está cerca de ti, pero también lo que está lejos de ti. Si, es el animal del paleolítico y la tierra del neolítico y los fenómenos celestes de la edad de los metales; es el ser humano, eres tu. Es lo que te gusta, pero también lo que te disgusta. La voz del instrumento y la voz de toda la orquesta. El bajo y el alto y también el conjunto armónico. Y, tomando las ideas del sacerdote Teilhard de Chardin, sentirás a Dios cuando puedas celebrar una misa, la conversión de Dios en el pan de cada día, teniendo como altar o, quizás como pan, a todo el universo.

 

BIBLIOGRAFIA:

Andau & Rumer. "Qué es la Teoría de la Relatividad?"

Ander ,Egg Ezequiel. "El desarrollo Ecológico." Editorial Humánitas. Buenos Aires.

Besant, Annie. "Las siete grandes religiones." Ediciones Universales. Bogotá.

Biblia de Jerusalén. Equipo de traductores, Bilbao España. 1976.

Brenson, Gilbert. "Transformación Personal y Social." 1992.

Bronowski, J. "El Ascenso del Hombre." Editorial Printer Colombiana. 1983.

Capra, Fritjof. "El Tao de la Física." Editor Luis Cárcamo. Madrid. 1992.

Capra, Fritjof. "Sabiduría Insólita." Editorial Kairos. Barcelona. 1994.

Chardin de, Teilhard. "Ciencia y Cristo." Ediciones Tauros. Madrid. 1967.

Chardin de, Teilhard. "El Medio Divino." Ediciones Tauros. Madrid. 1965.

Chopra, Deepak. "La Curación Cuantica." Editorial Grijalbo. Buenos Aires. 1992.

"El Bagavad Gita." Ediciones Universales. Bogotá.

Guerra, Manuel. "Historia de las Religiones." EUNSA, Pamplona España. 1980.

Han, M Y. "La Vida Secreta de los Cuantos." Mc Graw Hill. 1991.

Lao-Tse. "Tao Te Ching." Traducción: Calvera Leonor. Editorial Leviatán, Buenos Aires.

Mook & Vargish. "La Relatividad." Mc Graw Hill. 1992.

Sagan, Carl. "Cosmos." Editorial Planeta. Barcelona. 1982.

Schure, Eduardo. "Los Grandes Iniciados." Ediciones Universales, Bogotá.

Trefil, James. "De los Atomos a los Quarks." Editores Salvat. Barcelona. 1895.

Tulsidas. "El Ramayana." Traducción Elena Del Rio. Editorial Visión Libros. 1981.

UNESCO, Comisión Internacional. "Historia de la Humanidad." Editorial Planeta, Barcelona 1977.